Trípoli, la pura esencia musulmana de Líbano

Viajero Crónico > Asia > Líbano > Trípoli, la pura esencia musulmana de Líbano

Los contrastes de Líbano se perciben en ciudades como Trípoli, tan cercana y a la vez tan diferente a Beirut, con sus aires orientales, zocos, madrasas y mezquitas a orillas del Mediterráneo que llamaron nuestra atención desde que pensamos en este viaje.

Trípoli es la segunda ciudad más grande de Líbano y la mayoría de su población son musulmanes sunníes, lo que significa que es la ciudad “más musulmana” del país y la oportunidad de observar aquí la diversidad del país fue un reclamo al que no quisimos renunciar.

Trípoli, orígenes fenicios y testigo de grandes hitos

Los orígenes de Trípoli se remontan a los fenicios, cuando crearon una serie de ciudades portuarias en Líbano dedicadas al comercio, como Byblos o Sidón, ambas bien ubicadas en la costa y cuya visita te recomiendo encarecidamente.

Trípoli
Trípoli y sus barrios repletos de casas

En este caso, junto con Tiro (al sur de Beirut) y Arvad (en Siria), eran el trío de ciudades fenicias que formaban la columna vertebral de las rutas comerciales de madera de cedro (que principalmente venía del Valle de Qadisha) y tinte de púrpura que pasaban por la zona. Esta es una de las curiosidades de Líbano que te explico, aunque Trípoli tiene muchas más.

De esta manera llegamos al origen de su nombre, ya que fueron los griegos quienes bautizaron a la ciudad como Trípoli, que significa “Tres Ciudades”, un nombre que ha mantenido hasta la actualidad.

Además de los fenicios, la excelente situación de Trípoli fue clave para que pasaran por ella desde los asirios y persas hasta los griegos, romanos y finalmente lo cruzados. Todos dejaron un interesante legado en la ciudad.

Interior del zoco
El zoco está en continuo movimiento

La importancia era tal, que el mismísimo Alejando Magno conquistó la ciudad y la convirtió en un importante astillero naval.

Más tarde los omeyas, los encargados de construir Anjar, la dotaron de gran relevancia comercial y tampoco se quedaron atrás los Cruzados, que en el siglo XII levantaron un imponente fuerte.

El último gran hito histórico fue la caída de Trípoli a manos de los mamelucos, que se hicieron con uno de los últimos enclaves de los cruzados en la región.

Las especias de Trípoli
Las especias nutren de olor todos los rincones

Es precisamente el legado de los mamelucos el que hace especial a Trípoli, ya que esta localidad al norte de Líbano es la segunda ciudad con arquitectura mameluca más importante del mundo, solo por detrás de El Cairo (Egipto).

Más cerca de nuestros días y perfectamente visible en sus calles, la creación de Israel produjo un importante movimiento de refugiados palestinos hacia territorio de Líbano en las décadas de los cincuenta y sesenta, consolidando a Trípoli como una ciudad eminentemente musulmana.

Qué ver en Trípoli: un paseo por el zoco más vivo de Líbano

El primer contacto con Trípoli fue impactante, entrando con nuestro coche de alquiler en pleno centro de la ciudad y topándonos con una marabunta de coches, bocinas y personas que se cruzan sin miedo a ser atropelladas.

Torre del Reloj
El centro de Trípoli está presidido por la Torre del Reloj

Definitivamente habíamos llegado a una ciudad que desprendía aromas musulmanes desde el principio y es justo lo que veníamos buscando en Trípoli, la segunda ciudad más importante de Líbano. Ya os adelanto que nos pareció uno de los lugares más interesantes que ver en Líbano.

Trípoli, conocida en árabe como Trablous, tiene 250.000 habitantes y en ese primer momento nos parece que todos están concentrados en la plaza Al Tell, donde la nos sentimos abrumados.

Comida callejera de Trípoli
Haciendo una parada técnica para el aperitivo…

Allí mismo encontramos un hueco para aparcar y antes de parar el coche ya tenemos a un joven junto a la ventana reclamando su propina por la vigilancia. Accedemos, no queremos problemas solo llegar.

En un extremo de la misma plaza vemos la Torre del Reloj, de 30 metros de altura y que fue un regalo del Imperio Otomano a la ciudad.

Caminamos unos metros y los puestos de comida callejera se suceden y no podemos resistirnos. Acabamos parando en uno de ellos y pidiendo una especie de tortita de pan rellena de queso. Estaba increíble…

El zoco de Trípoli, el más vibrante de Líbano

Desde allí caminamos en dirección al zoco, el lugar que más ganas teníamos de ver en Trípoli y donde esperamos encontrar esa esencia sobre la que hemos leído.

Sin apenas darnos cuenta, ya estamos inmersos en él y nos vemos atravesando estrechos callejones que desembocan en pequeñas placetas de las que salen varios caminos.

Interior del zoco
La zona de ropa en el zoco es una de las más movidas

Pasamos por tiendas y puestecitos de todo tipo: ropa, joyería, antigüedades y por supuesto las intensas especias, que desprenden el particular olor de algunas ciudades árabes.

No podemos evitar parar en un puesto que elabora panes artesanales y cuyo olor nos atrae irremediablemente. Compramos varios distintos y, aunque intentamos controlarnos, vamos picoteando hasta que la bolsa está vacía.

Puesto de pan en el zoco
Los puestos donde venden pan son irresistibles
Un gato encima de la ropa en el zoco
Parece que todo el mundo necesita un respiro del frenesí del zoco de Trípoli

El de Trípoli es un zoco auténtico y frenético, de los que uno espera encontrar cuando viaja a Oriente Medio. Sin turistas y con artilugios de todo tipo. Es un placer visual que nos hace pensar que visitar Trípoli ha sido, sin lugar a dudas, un acierto.

¡INFO! Si estás preparando tu viaje, no te pierdas ningún detalle con mi guía y consejos para viajar a Líbano, donde encontrarás todo lo que necesitas para tus preparativos.

Castillo de Raymond de Saint-Gilles

Traspasamos el zoco y caminamos hasta la zona del río; muy cerca de allí se levanta una gran fortaleza del siglo XII que vigila Trípoli desde las alturas.

La construcción original fue obra de los Cruzados y nos recuerda a algunas construcciones que hemos visto en otros lugares de Líbano o a la que visitamos en San Juan de Acre durante nuestro viaje a Israel.

Fortaleza de Trípoli
La fortaleza domina la ciudad desde las alturas

Se ubica en lo alto de la colina conocida como el “Monte de los Peregrinos” y su posición estratégica fue objeto de deseo de todos los que pasaron por allí, pero fueron los mamelucos los que se hicieron con ella en el siglo XIII, que la acomodaron a su estilo.

Se puede visitar el interior de la fortaleza, donde hay varias salas de oración, pozos y hasta un antiguo hamman, pero lo que más nos impacta es que la encontramos completamente controlada por el ejército.

Entrada al castillo Raymond Saint Gilles
Entrada al castillo Raymond Saint Gilles

En la puerta hay varios tanques y un gran número de soldados, algo que nos impacta pese a que habíamos leído que la utilizaban habitualmente para funciones militares.

Más allá del evidente interés que alberga el castillo, nos impresionan las vistas desde allí, una excelente visión de Trípoli y el río Abou Ali.

Hammams

Otro de los signos característicos de toda ciudad musulmana son sus hammans, punto de encuentro también en la antigua ciudad de Trípoli.

Muy cerca de la Gran Mezquita se encuentra el hamman de Al-Noura, el primero que se construyó en Trípoli, allá por el año 1333, y que hoy está abandonado. Por desgracia no podemos acceder.

Interior del Hamman Ezzedine
El Hammam Ezzedine representa lo que son estos lugares en Líbano

El que sí se puede visitar es el Hammam Ezzedine, que también está abandonado y fuera de servicio, pero que sirve para hacernos a la idea de lo que representaban los hammans en la ciudad. Si no veis clara la entrada, preguntad sin miedo a la persona que haya en la puerta, os dejará entrar sin problema.

Cerca de allí está también el Hammam Al-Abed, al que tampoco accedemos porque este sí, sigue activo y operando normalmente. Nos hubiese gustado poder disfrutar de una jornada de baño, pero a veces el tiempo manda.

Otros lugares que ver en el centro de Trípoli (Líbano)

Solo hemos paseado unas horas, pero han sido suficiente para empaparnos del ambiente de Trípoli y acabar fascinados con la ciudad, de la que no teníamos grandes expectativas.

Pasamos por antiguos caravanserais que lindan con el zoco y que siglos atrás servían para cobijar a los comerciantes que pasaban por la ciudad hacia o desde Siria, 

Centro de Trípoli
Lo mejor que se puede hacer en Trípoli es perderse y encontrar rincones como este

También cerca del zoco visitamos el Khan Al-Saboun, del siglo XVII y con fines militares en su origen, finalmente se utilizó para la elaboración de jabones que acababan en los hammans de la ciudad.

Trípoli en realidad está lleno de iglesias de mayor o menor tamaño, como la Iglesia Evangélica Bautista San Efram o Catedral Ortodoxa de San Gregorio, y también de mezquitas, como la mezquita Al-Mansouri Al-Kabeer.

Entrada a la Torre de los Leones
La entrada a la Torre de los Leones tiene clara orientación árabe

A medio camino entre el casco antiguo y el barrio portuario de El-Mina encontramos la Torre de los Leones (entrada gratuita), una construcción defensiva construida por los mamelucos en el siglo XV y símbolo del legado de esta población en Trípoli.

Puerto de El-Mina y la corniche

Cogemos el coche y llegamos a la zona costera de la ciudad, el barrio de El-Mina, donde se encuentra la corniche y la parte más relajada de Trípoli.

El paseo marítimo tiene una longitud de 4,5 kilómetros y transcurre junta al mar. Hay mucho menos movimiento que en la Corniche de Beirut, pero ese ambiente tranquilo, tras el sosiego del centro de Trípoli, lo agradecemos.

Puerto de El Min
El Puerto de El Mina es el lugar ideal para relajarse y comer con vistas al mar

Frente a la Corniche vemos unos islotes, un caso único en Líbano porque no hay más islas en sus costas. Es la reserva ‘Reserva Natural de Palm Islands‘ y fueron declaradas reservas naturales por la UNESCO en 1992 por ser un lugar de suma importancia en el desove de tortugas marinas y el paso de aves migratorias.

Nosotros pudimos ver precisamente ese proceso desove y nacimiento de las tortugas marinas en Omán, una experiencia fascinante e inolvidable.

Allí mismo encontramos un restaurante para comer con vistas al mar. ¡Qué encanto tiene Trípoli!

🚗 ALQUILER DE COCHE EN LÍBANO

Alquilar un coche en Líbano es muy barato y te da mucha libertad. Si estás más o menos habituado a conducir, nosotros no tuvimos ningún problema en todo el viaje y llegamos a rincones a los que hubiese sido imposible llegar en transporte público.

Para el alquiler de coche utilizamos el comparador de Auto Europe, con el que encontramos siempre los mejores precios y de nuevo, así fue. Nos costó menos de 20 euros al día y el coche estaba completamente nuevo. Puedes ver tú mismo los precios para alquilar coche en Líbano y elegir el que más se ajuste a tus preferencias.

¿Es Tripoli una ciudad peligrosa?

Mucha gente se pregunta si Trípoli es peligrosa y en muchos casos esta duda parte del desconocimiento de la situación actual de Líbano.

Lo primero que suele pasar es que casi todo el mundo confunde a Trípoli, al norte de Líbano, con Trípoli, la capital de Libia, un país que todavía vive sumido en una gran inestabilidad social y política.

La ciudad libanesa tampoco goza de los mejores antecedentes y de hecho, algunos medios (un tanto sensacionalistas) la califican como la ciudad yihadista de Líbano, pero hay que analizarlos como es debido.

Trípoli vistas
Trípoli y sus «encantos»

La mayoría de población de Trípoli es musulmana suní (que de hecho representa el 27% de la población del país) y la proximidad con la frontera de Siria (30 kilómetros y menos de 45 minutos por carretera), ha provocado tensiones con algunas facciones radicales del país vecino, que han derivado en el enfrentamientos entre el ejército y algunos grupos armados.

El último ataque que recibió la ciudad fue en 2015, cuando dos atacantes suicidas se inmolaron en un café de Trípoli, matando a 9 personas e hiriendo a otras 35.

Este hecho se produjo en el barrio de Yabal Mohsen, una zona habitada por alauitas, rama a la que pertenece el presidente sirio Bashar Al Assad, y que apoyaban un levantamiento contra el régimen en Siria.

Una de las calles del centro de Trípoli
Las calles del centro de Trípoli son un pequeño laberinto lleno de sorpresas

El atentado lo atribuyó el Frente Al-Nusra, un grupo armado vinculado a Al Qaeda y dejó al país y la ciudad completamente conmocionados.

Desde aquel momento las calles de la ciudad están repletas de militares y puestos de control, algo que puedes ver desde el primer paso en la ciudad y que puede dar cierta sensación de inseguridad.

Pese a eso, los hechos más recientes muestran una ciudad tranquila y amable con el viajero. Y sobre todo, una ciudad sin turistas, alejada de los focos y en la que caminas bajo la mirada atenta de sus habitantes, que muestran una curiosidad recíproca.

Por lo tanto, ¿es seguro visitar Trípoli? La respuesta es sí. Y deberías hacerlo si quieres conocer la ciudad más desconocida de Líbano.

HABRÁS OÍDO HABLAR… 

Hay un conflicto interno entre dos barrios de las afueras de Trípoli, el barrio de Bab al-Tabbaneh, en el que habitan principalmente musulmanes sunitas y el barrio de Yabal Mohsen, de mayoría alauita.

Ocasionalmente se producen altercados graves en el que incluso se utilizan armas de fuego y han habido víctimas, pero no deja de ser algo muy puntual y alejado del centro de la ciudad, por lo que no hay que preocuparse si quieres visitar Trípoli.

Donde comer en Trípoli

Cómo ya habrás visto si has llegado hasta esta parte del post, Trípoli tiene dos zonas principales, el centro histórico y el barrio portuario de El-Mina.

En ambos hay varios sitios que valen la pena para comer y poder disfrutar de la deliciosa gastronomía libanesa, por lo que depende de lo que te apetezca.

Plato de hummus
El hummus es el plato estrella de Líbano

En el centro, en pleno zoco, te recomiendo el Cafe Haraj, un lugar sencillo en el que se come de maravilla. Eso sí, no esperes encontrar un lugar tranquilo porque está en el punto de más movimiento de Trípoli.

En el centro y en especial en el zoco, puedes encontrar muchos puestos de dulces y es que, Trípoli es una de las ciudades de Líbano más famosas en la elaboración de dulces típicos como el Ka’ak.

Si prefieres un lugar tranquilo, con encanto y vistas al mar, puedes ir hacia la costa, donde hay varios restaurantes interesantes.

Plato de baba ganoush
El baba ganoush, a base de berenjena, es uno de los platos más famosos de Líbano

Nosotros comimos en el Silver Shore, un sitio bonito donde nos trataron de maravilla (aquel día solo había ocupada otra mesa además de la nuestra) y además, comimos de maravilla.

Si te alejas de la costa y vas hacia las calles interiores en el mismo barrio de El-Mina, hay varios locales de shawarma en los que puedes comer muy barato.

¿Donde me alojo para visitar Trípoli?

Valoramos seriamente alojarnos en Trípoli, pero la mayoría de hoteles se encuentran en la zona costera y preferíamos dormir en el centro para poder salir a cenar o a tomar algo.

Después de pensarlo, al final dormimos en la ciudad de Byblos, a media hora de distancia y una de las ciudades más bonitas de Líbano.

Calles del zoco de Trípoli
El zoco de Trípoli derrocha encanto a cada paso

En Byblos hay todo tipo de restaurantes y bares, es una ciudad muy animada y además está muy cerca de Trípoli.

Nuestro alojamiento en Byblos fue el Aleph Boutique Hotel, un hotel encantador, céntrico y con unas vistas fabulosas sobre el yacimiento arqueológico.

Ya conoces todo sobre Trípoli, una ciudad que pocos visitan en su viaje a Líbano y que te dará una visión completamente distinta del país.

Deja un comentario

Responsable » Tomàs Garcia.
Finalidad » moderar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » Webempresa, que cumple con el nivel de seguridad que pide el RGPD.
Derechos » tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.