Qué ver y hacer en Mahé, la gran isla de Seychelles

Viajero Crónico > África > Seychelles > Qué ver y hacer en Mahé, la gran isla de Seychelles

Última actualización: 21 febrero, 2022

Son muchos los atractivos que ver en Mahé, no en vano estamos hablando de la isla más grande de las Seychelles y la puerta de entrada habitual para todos aquellos que viajan al país y que llegan aquí en busca del jardín del Edén.

¿Te preguntas si merece la pena visitar Mahé? Si continúas leyendo vas a descubrir mi opinión y podrás resolver todas tus dudas antes de tu viaje a las islas Seychelles.

Cómo llegar a Mahé

Llegar a Mahé es sencillo, ya que todos los vuelos internacionales aterrizan en esta isla, la más importante de Seychelles a nivel económico y administrativo, así como la más grande en tamaño.

Por lo tanto, si vuelas desde el extranjero, lo primero que pisarás será el aeropuerto internacional de Mahé.

Avión Air Seychelles
Air Seychelles tiene una flota de aviones pequeños que se mueve entre islas

Pero puede que desde allí mismo hayas cogido un vuelo interno a otra isla (principalmente Praslin) o, como hicimos nosotros, hayas ido directamente al puerto para dirigirte a otra isla, que en nuestro caso fue Praslin. Si tienes dudas sobre tu planificación, pues leer este artículo sobre cuáles me parecen las mejores islas para visitar en Seychelles.

Si ese es tu caso, deberás volver a Mahé y principalmente hay dos maneras de hacerlo:

  • Vuelo interno desde Praslin a Mahé.
  • Ferrys desde las islas de Praslin o La Digue hasta Mahé.

Hay varias frecuencias y no es para nada difícil, pero en todo caso, si quieres conocer todos los detalles (precios, horarios, diferentes compañías de ferry, etc.) puedes leer mi artículo sobre el transporte entre islas en las Seychelles.

Transporte en Mahé (Cómo moverse por la isla)

Una de las cosas más importantes a la hora de organizar tu viaje a Mahé, es el apartado del transporte y saber cómo moverse en la isla.

Aunque hay una red de autobuses públicos que funcionan con basante frecuencia, nosotros no la usamos y no puedo deciros los precios, horarios ni nada en relación a ellos, solo que habían por todos lados y a todas horas.

Nosotros alquilamos un coche y creo que es la mejor opción para moverse en Mahé, ya que te permite llegar a todos los puntos de la isla.

Las carreteras son buenas y se puede llegar al punto más alejado en poco más de una hora.

Qué ver en Mahé – 15 planes imprescindibles

Playas paradisíacas, lugares remotos y solitarios o enclaves ideales para disfrutar de algunas de las mejores puestas de sol del continente forman una lista de planes imprescindibles que ver y hacer en Mahé para que saques el máximo partido de tu estancia en la isla más grande de Seychelles.

1. Victoria, la pequeña capital de Seychelles

Si hay un lugar perfecto por el que empezar la visita a la isla de Mahé, ese es su capital, Victoria, una pequeña ciudad que se erige en una de las capitales de estado más pequeñas del mundo.

La ciudad es pequeña y frenética, ideal para recorrerla a pie y hacerse una primera idea de lo que a uno le espera en su viaje a las Seychelles, con vistas al mar y edificios coloniales que recuerdan el reciente pasado de las islas.

Domus de Victoria
La Domus es probablemente el edificio más llamativo que ver en Victoria

Puedes empezar la ruta por el Monumento a la Libertad, que conmemora la independencia de Seychelles con el Morne Seychellois, la montaña más alta del país, de fondo y seguir hasta la Torre del Reloj, una pequeña réplica del monumento londinense y que se ha erigido en uno de los emblemas capitalinos.

La Mezquita de la ciudad y el templo hindú ‘Sri Navasakthi Vinayagar’ dejan constancia de la mezcla y armonía con la que conviven los locales en la ciudad, mientras que la Catedral de la Inmaculada Concepción representa a gran parte de la población, de tendencia católica.

Torre del Reloj de Victoria, la capital de Mahé
La torre del reloj es uno de los emblemas de la capital de Mahé

Siguiendo la ruta por Victoria, no puedes perderte el movimiento del mercado Sir Selwyn-Clarke Market, lugar de reunión y uno de los centros neurálgicos de Victoria y por supuesto, dos de sus edificios más representativos de la época colonial, la Domus y el Museo de Historia Nacional.

Muy cerca de esta parte de la ciudad se encuentran algunos de los mejores sitios donde comer en Victoria.

Si planeas visitar la ciudad, te recomiendo mi artículo con todo lo que hay que ver y hacer en Victoria.

2. Beau Vallon, la playa más famosa de Mahé

Situada en la parte norte de la isla, la Beau Vallon es una de las zonas de playa más famosas que ver en Mahé, gracias a su cantidad de servicios y por supuesto, a la belleza de sus aguas.

De forma arqueada y con una longitud de casi 2 kilómetros, la primera impresión al llegar a su arena blanca y fina es idílica e invita a estirarse cual lagarto y perder el día en ella.

Visualmente, la Beau Vallon es bellísima, con vegetación que da paso a un alargado tramo de arena blanca y fina y esta, a su vez, dando paso a un agua cristalina y de tonos turquesas.

En el horizonte, está siempre presente la figura de la isla de Silhouette, a 20 kilómetros de distancia y que alberga uno de los hoteles de la cadena Hilton más pequeños del planeta, el Hotel Hilton Seychelles Labriz Resort & Spa, situado en mitad de un exuberante paraje natural y, por cierto, a un precio bastante asumible.

Beau Vallon
Las vistas de la isla de Silhouette son geniales desde Beau Vallon

Además, es una playa  perfecta para ir con niños o en familia, tanto por los grandes espacios de arena como por su agua, que toma profundidad de manera muy paulatina. Vimos bastantes familias en la playa y también mucha gente que se alojaba en el Hotel Coral Strand, el mejor de la zona calidad-precio y con acceso directo a la playa.

La Beau Vallon es también el mejor sitio de Mahé para bucear, como indican los numerosos centros de buceo en la zona, que presumen de la Costa Norte de la isla incluso como una de las mejores de las islas Seychelles, con lugares como el Shark Bank y otros grandes puntos de inmersión en los que bucear con rayas o tiburones de varios tipos.

UN DÍA DE PLAYA EN MAHÉ
.
La Beau Vallon es un sitio ideal para pasar una jornada de playa completa gracias a su cantidad de servicios, que aúna restaurantes, heladerías, agencias locales, tiendas y por supuesto, una encantadora playa. Algunos de los mejores lugares para comer en la zona son:
.
Restaurante Mahk: Para los amantes de la comida hindú, bastante popular en la isla de Mahé.
– Coral Asia: De los mismos propietarios que el Mahek, sirven bandejas de sushi a pie de playa.
The Boathouse: Bien situado y con una buena mezcla de comida criolla y occidental. El curri de verduras es mi plato favorito.
Pizzería Baobab: Estaba cerrado por vacaciones cuando fuimos y nos con las ganas. Sirven pizzas con muy buenas críticas y a un precio insuperable, nada en la tónica de la isla.
La Plage: Lo mejor es su ubicación, en primera línea de mar y con un local con bastante encanto. La comida no desmerece y los platos de pasta están deliciosos.

3. Parque Natural Morne Seychellois, el oasis de montaña de las Seychelles

La mayoría de viajeros que llega a Seychelles lo hace en busca de playas paradisíacas y de repente, entre los mayores atractivos que se pueden ver en Mahé, se topan con el Parque Natural del Morne Seychelles, el gran pulmón de la isla y un espacio ideal para practicar senderismo.

El parque ocupa una superficie de casi 31 km2, lo que significa más del 20% de la isla de Mahé, uno de esos datos curiosos de Seychelles que vale la pena conocer y que aportan un valor añadido al viaje.

El Morne Seychellois fue declarado Parque Nacional en el año 1979 y su red de senderos ocupa más de 15 km. divididos en diferentes rutas para todo tipo de niveles.

Una de estas rutas es la que conduce hasta la montaña que da nombre al parque, el Morne Seychellois, el pico más alto de las islas Seychelles con sus 905 metros de altitud. Desde allí, las vistas de las islas salpicadas en el océano deben ser maravillosa. Y digo que deben ser porque, pese a haber subido, aquel día solo vimos una densa capa de nubes por debajo nuestro.

PN Morne Seychellois
El Parque Nacional Morne Seychellois deja unas vistas fabulosas de la islas

La ruta hasta lo alto del Morne Seychellois ocupa unas 5 horas entre ida y vuelta y aunque no es de una exigencia extrema, sí que se requiere un mínimo de condición física, ya que la subida es pronunciada y continua.

Pero esta no es la única ruta en el interior del parque. Estas son las rutas en el Morne Seychellois que considero más interesantes:

  • Morne Blanc: Entre 2 – 2:30 horas ida y vuelta. Subida bastante pronunciada, pero con un buen premio final; unas vistas excelentes de la costa de Mahé y las islas cercanas.
  • Copolia: Un sendero relativamente sencillo y que atraviesa densos bosques y rocas musgosas. Es un buen lugar para intentar avistar a la rana de Gardiner. Este es el único sendero de pago y con horarios marcados, el coste es de 100 SCR y los horarios de apertura son de 8:00 – 16:00h todos los días de la semana (cierra los festivos nacionales).
  • Trois Freres: Denominado así por los tres picos (tres hermanos) que dominan Victoria, el sendero conduce hasta un punto elevado con magníficas vistas a los pies de estas montañas.
  • Mar aux Cochons: Una ruta a través de bosques de canela y palmeras que atraviesa diversas ruinas de antiguas destilerías que dejan patenten la importancia económica de la zona. Al final del sendero se llega al pantano de agua dulce de Mare aux Cochons, un verdadero oasis en las montañas de Mahé.

Si quieres conocer otras rutas o adentrarte más en el parque, puedes visitar la página oficial del Parque Nacional Morne Seychellois.

En todas estas rutas también es posible observar pequeños reptiles y varias aves endémicas, como los murciélagos de la fruta, el bulbul o la paloma azul, que son relativamente sencillos de avistar, aunque hay otros también interesantes y mucho más difíciles de ver, como el búho de pierna desnuda o búho de Seychelles.

4. Bahía de Ternay, el remoto extremo de Mahé

La Bahía de Ternay es uno de los lugares más enigmáticos que ver en Mahé y nos sorprendió lo solitario y remoto de este tramo de territorio de la isla.

Llegamos en un día nublado tras cruzar entera la carretera que atraviesa el Parque Nacional Morne Seychellois, una pequeña tortura que nos conducía hasta el extremo noroeste de Mahé.

Bahía de Ternay, en un extremo de Mahé
La Bahía de Ternay nos flioó, tanto por su historia como por su belleza

Llegamos hasta un camino cerrado por una valla, donde aparcamos el coche y seguimos a pie.

Lo primero que encontramos fueron varias ruinas en los aledaños, así como los cimientos y muros derribados de varias construcciones conforme nos íbamos acercando a la playa. No había ni un alma en la zona. Nos pareció toto muy tétrico y extraño.

Seguimos avanzando a través del sendero acompañados de un perro que decidió ser nuestra escolta aquella tarde y llegamos a una playa con el agua más tranquila que vimos en todo el viaje y completamente solitaria.

Bahia Ternay Mahe
La soledad de la Bahia Ternay fue un gran descubrimiento

La vegetación domina ese tramo de costa y a ambos extremos de la playa, más vegetación y dos promontorios rocosos flanquean el agua del Índico que entra aquí formando una pacífica bahía que integra el Parque Nacional Marino de la Bahía de Ternay.

Sin saber muy bien donde estábamos, disfrutamos de uno de los mejores atardeceres que pudimos ver en Mahé en compañía de nuestra guía canina y el sonido de los murciélagos alimentándose sobre nosotros.

Bahía de Ternay, una historia oscura de las islas Seychelles….
.
Después de un atardecer memorable, llegamos a nuestro alojamiento intrigados y con ganas de conocer el lugar en el que habíamos estado. La historia no tiene desperdicio.
.
Aquellas ruinas pertenecían al Servicio Nacional de la Juventud (NYS), un programa obligatorio que el Gobierno de Seychelles activó en 1981 para formar a los jóvenes del país en materias que incluían la política y la formación paramilitar.
.
Los jóvenes vivían en barracones (cuyas ruinas son las que ahora se pueden ver en el camino) separados por sexo y, aunque parece que el primer objetivo era bueno, pues se pretendía formar a los adolescentes en temas prácticos como el cuidado del ganado o la cocina con el fin de prepararlos y reducir el desempleo juvenil, la realidad es que el programa se percibió como un adoctrinamiento por parte del partido dominante en Seychelles y fue denunciado por numerosas organizaciones internacionales.
.
Tras varias polémicas, el gobierno decidió suprimir el programa NYS en 1998.

5. Port Launay, turismo de elites en Mahé

Situado en la costa suroeste de Mahé y como parte del Parque Nacional Marino de Port Launay desde 1979, este tramo de costa es la antesala a la remota Bahía de Ternay y, sin embargo, luce vital y con ambiente como pocos lugares en la isla.

Hay varias playas de arena blanca que están custodiadas por grandes acantilados y unas vistas de escándalo que han llamado la atención de algunos buenos hoteles, como el bonito Constance Ephelia, una de las cadenas que mejor se han integrado en el entorno de Seychelles.

Bahia de Ternay y Port Launay están en un extremo de Mahé
La zona de Port Launay es bonita y eso ha llevado allí a los mejores hoteles

El lugar es perfecto para pasar una jornada de baño en una zona más tranquila que la Beau Vallon y además tiene también varios locales para disfrutar de la gastronomía local.

Si además de las playas, como nosotros, disfrutas avistando fauna local, en este punto se ven murciélagos de la fruta y numerosos ejemplares de paloma azul, visibles desde la misma playa, que como verás, están rodeadas de frondosa vegetación.

Este es uno de los mejores puntos para avistar el famoso tiburón ballena, el pez más grande del planeta, en las Seychelles, aunque su paso por estas aguas es estacional y nosotros, siendo el mes de agosto, sabíamos que era casi una utopía, aunque en los últimos días se habían visto algunos en varias salidas de buceo.

6. Baie Lazare

La Baie Lazare es una de las zonas sobre las que menos se habla en Mahé y para nosotros fue una grata sorpresa.

No es comparable a la comodidad de la Beau Vallon o a la exuberancia de la Anse Major, pero el encanto de las playas de esta parte de la isla radica en lo salvaje.

De hecho, no debe ser casualidad que este tramo de costa fuese el elegido por el lujoso hotel Four Seasons para establecerse y rodear la bonita playa de Anse la Liberté. Si tu presupuesto te lo permite, debe haber pocos sitios mejores para alojarse en Mahé.

También ha que bañarse en la bellísima Anse Soleil, una pequeña playa de arena blanca y rodeada de vegetación.

Anse Gaulettes
El monumento de la Baie Lazare

Pero hay más, como la Anse Gouvernement, donde hay un pequeño centro de buceo o Petite Gouvernement, que nos sorprendió con un cartel de ‘propiedad privada‘ y que nos tiró para atrás, aunque no fue obstáculo para sacar algunas fotos.

En los meses de verano (julio-agosto), esta parte de la isla está muy expuesta al viento y suele haber muy poca gente, aunque no deja de ser un buen sitio para bañarse y, de hecho, nosotros lo hicimos.

Si estás por la zona, el Maria’s Rock es un lugar auténtico para comer, en el que la especialidad son las carnes y pescado o marisco a la piedra, pero donde también preparan unas crepes de queso excelentes.

Tras mi viaje, no me cabe duda, la Baie Lazare es uno de los lugares menos conocidos y más salvajes que ver en Mahé.

7. Anse Gaulettes, el paraíso surfero de Mahé

Más allá de las arenas blancas y los relajantes chapuzones que uno se puede dar en las aguas de Seychelles, hay un pequeño rincón en el que los surfistas encuentran el contexto ideal para disfrutar de las islas: la playa de Anse Gaulettes.

El entorno es fabuloso, como en todo Mahé, rodeada de vegetación y totalmente expuesta al viento, la playa prácticamente no es apta para bañistas normales, más por la incomodidad de esquivar surfistas que porque no sea posible.

Surfista en Mahé
Esta zona de Mahé es plaza de surfistas

Hay varios chiringuitos para comer o tomar una cerveza y también algún punto panorámico en el que pararse a divisar esta pequeña bahía y su frenética actividad.

Allí mismo también se encuentra en Monumento Lazare, en forma de ancla y dedicado a Lazare Picault desde su inauguración en 1992, que conmemora la llegada de la primera persona a las islas y del que se considera descubridor de las Seychelles.

Sabías que…? El primer nombre de Seychelles fue ‘L’ille d’Abondance’ debido a la abundancia de recursos que se vieron nada más atracar en el descubrimiento de las islas.

8. Anse Royale y la pequeña Fairyland

Ubicada en la costa sudeste de Mahé, la Anse Royale es uno de los puntos más calientes entre los locales y una de las playas más animadas de la isla.

Se trata de una bonita playa con una larga línea de arena que sobresale de entre las palmeras y que da paso a unas aguas turquesas y calmadas, que solo en temporada ventosa dejan algo de oleaje.

Pero incluso en esta temporada, en la orilla no suele haber grandes olas gracias al arrecife de coral que protege a la Anse Royale de la marea.

En frente, un pequeño islote es objetivo habitual de nadadores y aficionados al snorkel, que tienen aquí una gran oportunidad para ver fauna marina.

Anse Royale
Anse Royales es una de las playas mñas populares que ver en Mahé

Como curiosidad, aquí se instalaron los primeros jardines de especias de las islas Seychelles en el siglo XVIII.

En definitiva, se trata de una bonita playa con todo tipo de servicios e infinidad de hoteles, bares y restaurantes como los buenos Kafé Kreol o Les Dauphines Heureux, o centros de alquiler de equipos de buceo o snorkel.

Anse Royale es también un buen lugar para hacer una parada a comprar, ya que hay varios supermercados relativamente grandes con productos locales e internacionales. Los precios aquí son bastante mejores que en Beau Vallon.

Pese a su fama y que está siempre bastante concurrida, Anse Royale es una de las playas más interesantes que ver en Mahé, por su tamaño, por la posibilidad de convivir con los locales y porque es una parada técnica ideal.

9. Trail a la Anse Major, el gran highlight que ver en Mahé

Hay pocos lugares en Mahé como la Anse Major, tan espectaculares y que por si solos ya valen la visita a la isla.

La recomendación llegó por parte de nuestra anfitriona en la isla, que al recibirnos en el apartamento y después de preguntarle por algunas rutas en el Parque Nacional Morne Seychellois, nos dijo que, aunque no formaba parte del parque, ella solía hacer de vez en cuando esta ruta y le parecía espectacular.

La marcamos en nuestro mapa y planificamos la visita para el día siguiente sin saber muy bien lo que nos esperaba.

Anse Major
El trail conduce a una de las playas más bonitas de la isla, la Anse Major

Condujimos hasta Danzil, un pequeño conjunto de casas en la zona de Bel Ombre y dejamos el coche aparcado aun lado al final de la carretera. Si vas en autobús, este llega hasta el restaurante La Scala y deberás seguir caminando hasta la señal que marca el inicio de la ruta, que asciende suavemente hasta lo alto de la montaña para dominar el paisaje de Mahé.

El trayecto dura entre 45 minutos y 1 hora (lo mismo a la vuelta) y transcurre entre acantilados, bosques y rocas de granito que dejan algunas de las mejores panorámicas que vais a ver en Mahé, con el momento culminante del mirador a la Anse Major, una vista indescriptible de uno de los enclaves más exuberantes y bonitos de Mahé.

De hecho, es comparable a alguna de las salvajes y fabulosas playas que vimos en la isla de La Digue.

La playa está dividida en dos por enormes rocas de granito y separadas completamente por espesa vegetación. Prácticamente ni se intuye la playa hasta que pisas la arena.

Anse Major
La Anse Major es una de las playas más espectaculares de Seychelles

Allí, un pequeño río desemboca en las aguas de la Anse Major y acoge a un grupo de locales que han llegado en barca para pasar la mañana haciendo un picnic. No hay nadie más y al poco rato nos encontramos solos en aquel paraje único. Esta vez, madrugar ha tenido premio, porque a la vuelta nos cruzamos con bastante gente que iba hacia allí.

Esta es una de las excursiones que más hace la gente local de Mahé, aunque ellos habitualmente llegan aquí en barco como parte de una excursión organizada, hacen su picnic y se van.

Por cierto, el snorkel es sublime aquí, así que no olvides tus gafas y tu tubo porque no vas a querer salir del agua.

Aunque es muy sencillo y solo tiene un camino, encontramos la ruta en Wikiloc por si queréis guardarla e ir con mayor seguridad.

10. Rock Pool Restaurant

La del Rock Pool Restaurant es LA PUESTA DE SOL. Sí, con mayúsculas, porque es la más brutal que se puede ver en Mahé, no tengo ninguna duda.

El descubrimiento fue totalmente casual, ya que nos quedaba a mitad de camino en la carretera que hacíamos todos los días para llegar al apartamento y llamó nuestra atención.

Uno de esos días decidimos parar y ver lo que había allí, y no era más que un restaurante que rebosa carisma, era el Rock Pool Restaurant, parte del Bliss Hotel, que veíamos desde la carretera.

Puesta de sol en Mahé
La mejor puesta de sol de Mahé

En entorno del restaurante es único, encima de unas rocas y con vistas directas al océano, que se extiende hasta donde llega la vista. Pero es que además está decorado con mucho encanto.

La entrada pasa bastante desapercibida, así que mejor llevarlo marcado y estar atento al mapa para no pasársela (y hablo por experiencia).

La comida está buena, sobre todo su curri, aunque las pizzas también tienen bastante gracia y lo mejor es que los precios son sorprendentemente buenos para lo que encontramos en el resto de sitios en Mahé.

Puesta de sol en el Rock Pool Restaurant
Disfrutando de nuestras últimas horas en Mahé

Nos pareció un sitios tan encantador que decidimos hacer aquí la última cena de nuestro viaje, disfrutando de una puesta de sol sensacional y diciendo adiós a las islas Seychelles de la mejor manera posible.

Solo fue comparable a alguno de los atardeceres que vimos en nuestra visita a la isla de Praslin.

Después de ver aquella puesta de sol, ¡no entiendo por qué nadie me había hablado de ella antes!

11. Excursión al Parque Marino de Sainte Anne

Los alrededores de la isla de Mahé son un seguido de islas salpicadas en mitad del océano que forman una postal paradisíaca y que fueron declaradas parque marino en 1973, el primero que se declaró en el Océano Índico.

En total, el parque marino lo forman 6 islas: Ste. Anne, Moyenne, Round, Longue, Cachée y Cerf, que son visitables en excursiones de un día que parten habitualmente desde el puerto de Victoria.

Hay varias posibilidades, como las excursiones en un barco con fondo de cristal, las salidas de snorkel o si practicas el submarinismo, también es uno de los mejores lugares de Seychelles para bucear, ya que hay grandes poblaciones de delfines, varias especies de tiburones o delfines en la zona.

Para los más tranquilos, la mejor opción son las excursiones de día completo, con las que se puede disfrutar de bonitas playas y vistas de ensueño.

Parque Marino de Sainte Anne Mahe
Las playas del Parque Marino de Sainte Anne son una pasada

Con todo, puedes que una de las mejores cosas que tiene este parque marino sean sus historias, como la de la isla de Ste. Anne, que fue el primer asentamiento francés en las islas Seychelles en 1770 o la base de la actividad ballenera de Seychelles, cuando está estaba todavía permitida.

Sin embargo, hoy día Ste. Anne ha apostado por el turismo sostenible y entre otras cosas, es un importante lugar de anidación de la amenazada tortuga carey.

La isla de Cerf debe su nombre a la fragata ‘Le Cerf’, que conquistó las islas Seychelles en 1756 para el reino de Francia, mientras que la isla de Moyenne se pueden ver las ruinas del asentamiento que formaron aquí los primeros colonos en Seychelles y un gran número de tortugas terrestres gigantes que deambulan entre la vegetación de la isla.

Por su parte, la isla de Round alberga un famosísimo restaurante de comida criolla al que se llega en una excursión en barco desde Mahé.

Las posibilidades son infinitas en el Parque Marino de Ste. Anne, que se ha erigido en uno de los lugares más populares e interesantes que ver en Mahé.

Nota: Te recomiendo que reserves tu excursión al Parque Marino de Ste. Anne por adelantado, porque suele llenarse en temporada alta. Puedes ver la excursión y contratarla desde este enlace.

12. Disfruta de la gastronomía de Seychelles

La gran mezcla cultural de Seychelles en general y más concretamente de Mahé, donde esta se acentúa y es más visible, ha tenido un impacto en la gastronomía de la isla dando como resultado una deliciosa cocina criolla que los gourmets celebramos.

Los alimentos básicos son, como no podía ser de otra manera, los que vienen del mar: pescados y mariscos, aunque también tienen una gran cantidad de frutas, verduras y hortalizas.

Las especias como el jengibre, el chile o las hierbas aromáticas también son parte importante de la rica gastronomía de Seychelles.

Entre los platos más populares de la gastronomía de Seychelles se encuentra el pescado a la parrilla o a la plancha, tan sencillo como fresco. Este suele acompañarse por una buena ración de rougaille, una salsa de tomate muy especiada y que acompaña un montón de platos criollos.

Curri Seychelles
La gastronomía de Seychelles nos encantó

Uno de los entrantes más famosos es la ensalada de palmito, conocida como la ensalada del millonario, por en enorme valor de este elemento en el mercado. Es un entrante fabuloso y fresco que se sirve también aderezado con limón.

Pero si tengo que hacer una elección entre los platos más típicos en Seychelles, este sería sin duda el curri, presente en todas las cartas criollas, se le conoce popularmente como Curii Coco, pues la salsa está hecha a base de coco que suaviza el intenso sabor del curri.

El curii coco lo verás en casi todas las cartas con pescado, aunque si lo pides con verduras no te pondrán ningún problema.

La sopa tek tek, un caldo a base de marisco con cebolla, ajo y perejil está para chuparse los dedos y para los que quieran emociones un poco más fuertes, está el ‘civet de chauve souris‘ o lo que es lo mismo, el curri de murciélago, preparado con la especie local del murciélago de la fruta.

De postre no puede faltar el Kat Kat Banane, un plato de plátano cocinado a base de leche de coco y que es uno de los emblemas de la gastronomía de Seychelles.

Y con este manjar no puede faltar un zumo de frutas, muy fresco y preparado al instante, están en todas partes, o alguna de sus dos cervezas locales, la Seybrew o la Eku, sobre todo la primera, motivo de orgullo nacional.

Otros lugares que ver en Mahé

La isla es grande y tiene varios atractivos que son más estacionales que otros, por eso nosotros, por ejemplo, disfrutamos relativamente poco del sur de la isla ya que era temporada ventosa y playas como la Anse Takamaka tenía demasiadas olas para bañarse (aunque vimos a gente que lo hacía sin problemas).

Las pequeñas playas del sur se puede ir descubriendo en un vehículo propio y haciendo paradas en todos los puntos del mapa, descubriendo en muchas ocasiones lugares más salvajes que los de otras partes de la isla.

Plantación de té de Mahé
Plantación de té de Mahé

Nos gustó conocer también la Tea Factory de Mahé, una gran plantación de té que abastece a parte de Seychelles y de donde nos llevamos un recuerdo que todavía disfrutamos en casa. EL té de vainilla es muy popular en la isla y aquí encuentras su principal punto de producción.

También hay opciones para los más urbanitas en Eden Island, una pequeña isla frente a la ciudad de Victoria en la que se encuentran casi todos los centros comerciales de Mahé, por lo que siempre hay extranjeros aquí, de compras, en alguno de los cafés o incluso en algunos de sus interesantes restaurantes, como el The Maharajas, cuya cocina hindú es excelente.

En la propia Eden Islan hay también un gran número de centros para realizarse la PCR de vuelta a casa en caso de que la necesites si están viajando en tiempo de covid y es también una buena parada si quieres comprar provisiones si te alojas en un apartamento, ya que aquí hay varios supermercados con todo lo que encuentras en casa, aunque eso sí, a precios bastante altos.

Por último, las pequeñas playas del norte de la isla, principalmente en la carretera que lleva hasta la Beau Vallon, son un tesoro que todavía no recibe aglomeraciones, como se ve en la diminuta Sunset Beach, que como su nombre ya hace intuir, es un lugar perfecto para ver el atardecer.

¿Planeando tu viaje al paraíso? ¡Puedes leer mi artículo con los sitios más TOP que ver en Seychelles!

Dónde comer en Mahé

Ahora que ya has abierto boca con el apartado de la gastronomía seychellense, lo que tienes que hacer en Mahé en disfrutar de ella en alguno de sus restaurantes.

Hay algunos donde la comida es simplemente deliciosa, como el Marie-Antoinette Restaurant o las pizzas del Sam’s, ambos en la capital (te hablo de ellos en el artículo dedicado a los mejores restaurantes de Victoria).

Un poco más desenfadado, pero también se come bien en el restaurante Le Rendezvous, desde donde además podrás ver el tempo hindú desde su terraza y el movimiento que hay en sus aledaños.

Al sur de Mahé, algo apartado de todo, se encuentra el pintoresco Maria’s Rock Cafe, donde se centran en platos de carne y pescado hechos a la piedra en la propia mesa, así como crepes de varios tipos que nos parecieron exquisitas. Esa crepe de chocolate como postre nos conquistó, además de hacernos ganar algunos gramos de más.

Marias Rock Cafe de Mahé
Las crepes del Marias Rock Cafe son deliciosas

En la Beau Vallon hay varios restaurantes interesantes, como The Boathouse, donde os recomiendo su curri criollo, La Plage, con buenas hamburguesas de pescado y platos orientales con unas sensacionales vistas al mar o el Mahek, con deliciosa comida hindú, bastante popular en Mahé.

Allí mismo también se encuentra la Pizzeria Baobab, un local modesto con unas vistas privilegiadas y con unos precios insuperables en todo Mahé. Por desgracia, cuando fuimos justo habían cerrado por vacaciones.

En la carretera de camino al sur se encuentra el Anchors Cafe & Islander Restaurant, con buenos curris, pizzas y una carta bastante amplia de comida local.

Para acabar, el Rock Pool Restaurant no solo tiene una comida excelente, sino que además es uno de los lugares más bonitos que ver en Mahé y el lugar ideal para disfrutar de una de las mejores puestas de sol que veréis.

Prepara tu viaje por libre (itinerarios, presupuesto, alojamientos, etc.) con mi guía de viaje a las islas Seychelles.

Dónde dormir en Mahé

A la hora de elegir alojamiento en Mahé es importante pensar donde se va a pasar más tiempo en la isla, si en la zona norte o en la zona sur, y así evitar algunos trayectos innecesarios.

Nosotros elegimos la zona norte y nos alojamos cerca de la Beau Vallon (a 10 minutos en coche), en el alojamiento Maka Bay, unos apartamentos bonitos, limpios y por encima de todo, con unas vistas fabulosas, porque se encuentran encima de un acantilado.

El apartamento es un espacio completamente abierto y muy agradable, con una terraza en la que dan ganas de quedarse a dormir. También tiene una habitación de matrimonio, una cocina con todo lo necesario (microondas, horno, sartenes, cubiertos, platos…) y lavabo. También tiene aparcamiento privado.

Desayuno en la terraza del Maka Bay
Un alojamiento alucinante…

Nosotros aprovechamos aquella terraza muchísimo y os aseguro que desayunar en ella era una manera inmejorable de empezar el día.

Respecto a la ubicación, fue un acierto estar en esa zona, ya que está a tiro de piedra de la Beau Vallon, que vimos que era una de las zonas con más ambiente que podréis ver en Mahé, con numerosos restaurantes, bares, centros de buceo, etc.

Además, su anfitriona era majísima y nos ayudó en todo lo que necesitamos, incluido el ‘late check out‘ sin cargo que nos permitió, ya que nuestro vuelo salía por la noche.

En general, una estancia de diez que recordamos con mucho cariño y aunque no suelo decirlo, si volviese a viajar a Seychelles, sin duda alguna volvería a alojarne en el Maka Bay.

4 comentarios en «Qué ver y hacer en Mahé, la gran isla de Seychelles»

  1. Pues nunca lo hubiera pensado pero me parece un destinazo después de leerte! No da tiempo de aburrirse desde luego! Gracias Tomás por tan buena info.

    Responder
    • Seychelles es un país que sorprende bastante, la verdad. Esperas una cosa y cuando llegas con un montón de prejuicios, resulta que es otra casi diferente al completo. ¡Espero que pronto las conozcáis!

      Responder

Deja un comentario

Responsable » Tomàs Garcia.
Finalidad » moderar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » Webempresa, que cumple con el nivel de seguridad que pide el RGPD.
Derechos » tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.