Visita a las Cataratas Victoria

Cataratas Victoria

Al final decidimos coger el día en Victoria Falls con una salida que nos ofreció Walter en el lodge. Nos era mucho más cómodo para ir en un día, de esta manera nos ahorrábamos conducir, la gasolina y los posibles problemas a la hora de entrar o salir del país, que habíamos leído que puede haberlos (es lo malo de seguir siendo una dictadura). El precio, además, era más que asequible.

Cataratas Victoria entry gate

Cataratas Victoria

Salimos temprano dirección a la frontera zimbabwense y tras cruzarla hay unos 70 km. hasta el pueblo de Victoria Falls, donde se encuentra el parque Mosi-Oa-Tunya (humo que truena). Cuando estás llegando ya se escucha el tremendo estruendo de las cataratas. La emoción es máxima.

Entramos previo pago de la carísima entrada al parque (25 €) y rápidamente te das cuenta de que estás en uno de los sitios más impresionantes del planeta. Más de 100 metros de altura (concretamente en su máximo punto llega a 120 metros) y 1700 metros de ancho que forman una única caída de agua. Para que os hagáis una idea, son prácticamente el doble de las Catarátas del Niágara.

Cataratas Victoria y arco iris

Las Cataratas Victoria se forman en el río Zambeze, entre Zimbabwe y Zambia, y puedes visitarlas desde ambos lados. Aunque hay que pagar, claro, ambos visados. Nosotros nos olvidamos del lado zambiano porque la piscina del diablo, única atracción que nos llamaba la atención tiene demasiado caudal en esta época del año, y pagar el visado para ver lo mismo que desde el lado zimbawense pues tampoco creímos que valiese la pena.

Caminamos por el barranco que te permite verlas de maravilla, aunque hay que tener en cuenta que debido a su inmensidad es complicado hacerse una idea panorámica de ellas. Son demasiado grandes!!

Cataratas Victoria desde hotel victoria falls

El paseo es una ducha monumental debido al agua pulverizada que sube tras la caída, acabas empapado de pies a cabeza así que más vale no llevar pantalón largo como hizo un servidor…Quede claro que por supuesto llevaba chubasquero, pero ni eso te salva del baño, y es que el vapor de agua llega a alcanzar entre los 400 y 800 metros de altura dependiendo de la estación.
Después de disfrutar del espectáculo natural, nos acercamos al puente que une Zambia con Zimbabwe, lugar habitual para hacer puenting y a comer algo al Victoria Falls Hotel (más bien comimos poco por los precios) antes de volver a Botswana.

Frontera Cataratas Victoria Zambia y Zimbabwe

Aprovechamos que conocimos a Mª Ángeles y Rubén para ir a cenar con ellos esa noche un buen entrecot y después a dormir, que al día siguiente teníamos previsto ir de safari a las 5 de la mañana en el PN Chobe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *