Visita al Spitzkoppe, el pico de granito que vigila Damaraland

Spitzkoppe desde la carretera

Hoy tocaba ir a uno de los sitios más emblemáticos de Namibia. Y eso que ya habíamos estado en el desierto del Namib y nos habíamos hecho la típica foto con el trópico de capricornio, pero las impresionantes formaciones del Spitzkoppe nos quedaban a poco más de una hora y media de camino, así que sin demasiada prisa nos levantamos, tomamos un buen desayuno, que estaba incluido en el precio y salimos.

Spitzkoppe desde la carretera

Conforme vas llegando las vistas de las montañas te invaden, el camino queda justo en frente del Spitzkoppe y ya antes de llegar quedas impresionado por su belleza.

Llegamos y tras cumplir los trámites de entrada, no sin engorros por parte del encargado en la puerta, cogimos uno de los caminos que rodean las montañas hasta que vimos un hueco para dejar el coche y bajar a disfrutar del espectáculo a pie.

Subimos a alguna zona que estaba accesible y paseamos por los alrededores, donde vimos mangostas y nuestras primeras cebras!

Para volver nos perdimos en uno de los caminos, pero al final salimos sin problemas y llegamos a Swakopmund a buena hora. Decir que perderse por esos caminos del Spitzkoppe no es ni mucho menos un horror, es un lujo estar deambulando entre esas montañas…

hyrax en la roca

Saltando en el Spitskoppe

Por la noche salimos a cenar a una pizzería (había que aprovechar los pequeños rastros de occidente que se dejaban ver por la escasas ciudades de Namibia) y conocimos a Silvester en el restaurante, y con él fuimos luego a tomar unas copas a uno de los locales de moda de Swakopmund. Un local por cierto, tremendamente sofisticado y que dejaba notar que estaba a otro nivel, gente con trajes, mujeres con vestidos largos, etc. mientras nosotros aparecíamos allí con nuestros pantalones de montaña sin lavar desde hacía cuatro días y una de las camisetas viejas que trajimos para el viaje. Nos tomamos unos martinis y unas copas y fuimos a dormir a la habitación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *