Qué ver en Ho Chi Minh City, la ciudad de las motos

Palacio Reunificación, Vietnam

Recién llegados a la que todo el mundo conocía como Saigon, la ciudad más grande e importante del sur de Vietnam, la siguiente parada de nuestro viaje por el Sudeste Asiático era una bomba de relojería, una ciudad frenética dispuesta a poner a prueba la paciencia del más tranquilo. Pero todo eso quedaba en segundo plano, ¡porque las ganas de disfrutar lo que había que ver en Ho Chi Minh City podían con todo!

Qué ver en Ho Chi Minh City: una experiencia entre motos

Encuentras una ciudad inmensa que desde el principio te recibe con el caótico tráfico que te acompañará cada minuto de tu estancia en la ciudad. Era tarde, así que cogimos un taxi hasta el hotel Bich Duyen Hotel, en la zona de más bullicio de la ciudad, una zona tomada por los mochileros, en la calle Pham Ngu Lao. Lo bueno de este hotel y que ya habíamos leído, era que estaba en un callejón donde no había movimiento y no llegaba el ruido. Damos fe de ello, vale la pena y los dos chicos que llevan el hotel son tremendamente serviciales.

Motos en Ho Chi Minh City

El taxi, como era de esperar, conduce como si tuviese prisa, como lo hacen todos allí. Esquivando peatones que se lanzan a la carretera, omitiendo semáforos y zigzagueando entre las motos como si de conos se tratasen. De hecho, ir en coche en Ho Chi Minh City es más un problema que otra cosa, los 7 millones de motos (récord Guiness) dominan las calles de la antigua capital de Vietnam del Sur. De esa manera, y con una pizza más bien pobre en un pub cercano (cualquier sitio normal para cenar estaba cerrado a esas horas) pasaron nuestras primeras horas y nuestro primer contacto con Vietnam, al que llegábamos tras unos días increíbles en los templos de Angkor.

De buenas a primeras cuesta ubicarse en una ciudad tan inmensa, así que tras varias vueltas para empezar el día, por fin tomamos la dirección correcta hacia el Palacio de la Reunificación, lugar donde se firmó el fin de la guerra en 1975 y que tiene un enorme significado histórico para Vietnam. Merece la pena dedicarle un par de horas y empaparse de la cultura vietnamita, enormemente marcada por aquella triste guerra.

Sede del Comité Popular Ho Chi Minh

Seguimos caminando y nos topamos con algunos de los lugares emblemáticos que ver en Ho Chi Minh City. La Sede del Comité Popular, la Ópera, la Catedral de Nôtre Dame y la Oficina de Correos (diseñada por Gustave Eiffel), ocupan nuestro tiempo hasta la hora de comer.

Encontramos un buen sitio para comer cerca de la Ópera, una zona en la que el nivel medio es bastante más alto que en el resto de la ciudad y eso se hace notar en los precios de sus restaurantes, que por otra parte son bastante apetitosos.

Por la tarde, con el estómago lleno, hicimos una aproximación al mercado de Ben Thanh, enorme aunque parecido al resto de mercados del país, con la diferencia de que por la noche cierran el recinto y abren en la calle contigua un night market con paradas de todo tipo. Éste es más curioso y menos cargante que el otro.

Catedral Ho Chi MinhOficina de Correos Ho Chi Minh City

La mejor manera de cerrar el día en Saigon fue ir al Hotel Sheraton y tomar un mojito en su bar, el Level 23, situado en el piso 23 y deleitarnos con las vistas nocturnas de la ciudad. No os preocupéis por los precios, son más caros que en un bar normal, pero son asequibles y no se han disparado mucho, así que vale realmente la pena.

Skyline Ho Chi Minh

Level 23, Ho Chi Minh, Vietnam

Otra de las paradas imprescindibles si viajas a Ho Chi Minh City es hacer una visita a los cercanos túneles de Cu Chi. Se puede contratar un tour organizado en cualquier hotel o agencia de la ciudad (hay centenares de ellas) y el precio invita a hacerlo organizado (unos 4€ incluyendo transporte y guía, acabando para la hora de comer).

La visita es básicamente una explicación de como vivió la guerra el pueblo vietnamita. Causas, consecuencias y el funcionamiento de los túneles, en los que puedes «caminar» (o arrastrarte) durante varios metros por uno de ellos que está ensanchado para los turistas y que aún así es claustrofóbico .

Luego, te invitan a hacer lo mismo por uno de los túneles originales, sin ensanchar y con las medidas originales conservadas. Yo decidí no probarlo tras ver el generoso espacio del primer y viendo las caras con las que salían los valientes, me reafirmo en mi acierto.

La visita, te interese más o menos la guerra de Vietnam, es más que recomendable. Si sientes indiferencia por el conflicto igual no merece la pena, pero cómo probablemente no sea así, ya sabes, ¡a los túneles!

Por la tarde fuimos al Museo de los Recuerdos de la Guerra, otro de esos sitios que no debe faltar en ninguna visita a Ho Chi Minh City. Es duro, muy duro, pero es la mejor manera de hacerte la idea de lo que pasaron durante una guerra tan larga, sangrienta y despiadada como la de Vietnam, en la que ambos bandos acabaron con pérdidas irrecuperables.

Motos en Ho Chi Minh City

Unos noodles en un bar que descubrimos en la zona del hotel y una cerveza de esas que te ofrecen en cualquier garito a 15.000 dongs cerraron nuestra visita a Ho Chi Minh City y servían de prólogo a lo que nos esperaban los siguientes días: el Delta del Mekong.

Prepara tu viaje a Ho Chi Minh City:
Encuentra el mejor vuelo a Ho Chi Minh City entrando aquí.
Encuentra los mejores hoteles en Ho Chi Minh City entrando aquí.
Alquila tu coche en Ho Chi Minh City al mejor precio entrando aquí.
Viaja seguro. Con InterMundial tienes un 20% de descuento en los seguros de viaje entrando aquí.

*En este post hay algunos links de afiliados. ¿Qué significa esto? Si decides utilizar alguno de ellos, a ti no te costará nada e incluso hay algunos con descuentos. A cambio, yo me llevaré una pequeña comisión si acabáis contratando desde el link que, ayuda a financiar mínimamente el blog. ¡Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *