Viaje hasta Outjo, a las puertas del Etosha NP

Carretera hacia Kamanjab y Outjo

Tres horas. Ese fue el tiempo necesario para hacer un parte de accidente con la policía namibia. Fuimos de despacho en despacho, repasamos los daños del coche media docena de veces y así durante tres horas para un solo parte de accidente. Lógicamente te acaban creando una sensación de desconfianza enorme. Así es como empezó el día que abandonábamos el norte para iniciar nuestro viaje hasta Outjo, a las puertas del Etosha NP.

Señal Peligro ElefantesAl final, conseguimos terminar y después del trámite, hicimos algunas compras para los siguientes días y nos dirigimos hacia Outjo, pasando por Kamanjab, donde paramos a comer algo después de varios días con bocadillos de pan de molde.

La comida, en el camping Oppi Koppi fue un lujo. Buena carne y a un precio más que asequible, además con una atención formidable. No sabemos como será el camping a parte del restaurante, pero si alguna vez en nuestra vida pasamos de nuevo por Kamanjab, dormiremos allí sin duda.

Jirafa corriendo Etosha

Después de comer fuimos hacia Outjo rodeando por primera vez el parque de Etosha. Por la carretera vimos las primeras jirafas y un montón de pumbas. Nos acercábamos a uno de los puntos clave del viaje: Etosha National Park.

Llegamos a Outjo entrada la tarde y fuimos a buscar sitio en uno de los campings de las afueras de la ciudad, del que había leído cosas bastante buenas. No hubo problemas para dormir y después de una cerveza y un refresco en el bar del camping, fuimos a hacernos la cena y a dormir pronto. Al día siguiente tocaba madrugar para meternos de lleno en Etosha, uno de los parques más grandes, más famosos y con mayor número y diversidad de fauna. Y por supuesto, uno de los lugares donde puedes encontrar a los famosos Big Five.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *