Un día en Bratislava: itinerario a orillas del Danubio

Danubio y Castillo en Bratislava

Pasar un día en Bratislava es uno de los mejores planes en una ruta por Europa Central, porque esta coqueta ciudad eslovaca tiene algo que encandila, con decenas de lugares interesantes que ver, la mayoría concentrados en su centro histórico y que voy a intentar descubrirte en este itinerario para que no te dejes nada en el tintero.

Puede que ya hayáis leído mi artículo con los 13 lugares imprescindibles que ver en Bratislava, donde profundizo en todos ellos y veréis que es posible que esta visita forme parte de una escapada a la cercana Viena, a tan solo 56 km. de distancia. Sea como sea, este itinerario está pensado para que conozcas lo más importante que hay que ver en Bratislava en un día, empezando por la mañana y acabando por la noche, cenando en alguno de los lugares que encontraréis recomendados al final de esta ruta.

Un día en Bratislava: itinerario por los lugares más importantes que ver en la ciudad

Como esta ruta está planteada para pasar un día en Bratislava, partiré de la base que habéis llegado, bien desde Viena o bien desde otro lugar, a la estación de trenes de Bratislava (Bratislava Hlavná Stanica), punto inicial de este recorrido.

Palacio Grassalkovich
Primera parada en el Palacio Grassalkovich

Lo primero que encuentras en el camino hacia el centro de la ciudad es el Palacio Grassalkovich, a menos de 10 minutos a pie en línea recta desde la estación de trenes y que se encuentra situado ligeramente fuera del centro histórico de la ciudad, aunque hay que recordar que Bratislava es una ciudad bastante pequeña y que las distancias aquí son muy cortas. Este monumental palacio es la actual residencia del presidente de Eslovaquia y a partir de aquí, nuestros pasos ya nos llevan al corazón de la ciudad, dejando atrás el Palacio Grassalkovich.

Después de esta primera parada, la ruta sigue hasta la Puerta de San Miguel, uno de los símbolos de la ciudad y uno de los puntos con más historia que ver en Bratislava. Esta puerta representa uno de los antiguos accesos a la antigua ciudad amurallada. Aunque es lugar de varias curiosidades, no deberías cruzarla sin antes subir a lo alto de ella y gozar de unas geniales vistas sobre el casco antiguo de la ciudad. Tejados, callejuelas que se entrelazan y pequeñas iglesias comparten el espacio que dominaremos desde la altura que nos da la Puerta de San Miguel.

Puerta de San Miguel en Bratislava
La Calle Michalska lleva directa a la Puerta de San Miguel

La puerta es la antesala al casco antiguo, al que accederemos a través de la Calle Michalska, una de las calles más animadas de la ciudad, ideal para empaparse del ambiente capitalino si vais a pasar un dia en Bratislava.

Desde allí, llegamos en pocos minutos hasta la plaza Hlavné námestie, uno de los centros neurálgicos de Bratislava que aglutina a su alrededor algunos de los edificios más relevantes de la ciudad, como el Palacio del Primado, donde tuvo lugar la fima del tratado de paz entre Napoleón y el emperador austriaco en 1805 (el famoso ‘Tratado de Presburgo’) o el edificio del Ayuntamiento Viejo (Stará Radnica) con unas vistas preciosas sobre la Hlavné námestie y el casco antiguo de Bratislava desde su Torre del Reloj.

Plaza Hlavné námestie
La plaza más importante de Bratislava está llena de encanto

Dependiendo de la hora que sea cuando acabes esta primera parte de tu visita a la ciudad, puede ser un buen momento para recuperar fuerzas en alguno de los restaurantes del centro de la ciudad, como el Barrock o el Pulitzer, aunque hay otros lugares que podéis ver en esta selección de los mejores lugares donde comer en Bratislava.

Tras reponer fuerzas con la deliciosa gastronomía eslovaca, no hay tiempo que perder porque el día en Bratislava todavía promete grandes emociones. El itinerario sigue hacia la Catedral de San Martín, enclavada entre bonitas casas de tejados rojizos, se trata de uno de los templos religiosos más antiguos de Eslovaquia y lugar en el que se coronaban a los reyes del Reino de Hungría hasta el siglo XIX.

Justo al lado se encuentra la popular Casa del Buen Pastor, una edificación de fachada amarilla que se ha popularizado gracias a instagram y en la que merece la pena hacer una parada antes de dirigirse a uno de los lugares más importantes que ver en Bratislava en un día, su Castillo , al que se llega tras subir una pequeña colina y ahí está, frente a nosotros, el omnipresente Castillo de Bratislava, que hemos estado viendo durante gran parte del día durante nuestra ruta dominando la ciudad.

Castillo de Bratislava
Por fin llegamos al bonito Castillo de Bratislava

Lo primero en el Castillo es deleitarse con las vistas sobre la ciudad y sobre todo, sobre el Danubio, un telón de fondo inmejorable. Después toca la ración cultural en el interior del castillo, del siglo XV y restaurado en 1968 tras un gran incendio. Además de un agradable paseo por su interior, puedes entrar en el Museo Nacional Eslovaco, albergado en varias salas del interior del castillo, aunque si únicamente vas a estar un día en Bratislava, es mejor que te saltes la visita al museo.

Si ya has disfrutado lo suficiente del castillo y sus vistas, toca iniciar la bajada de nuevo hasta el casco antiguo, que se puede interrumpir para tomar un café, una cerveza o lo que te apetezca en el Lemon Tree Sky Bar, un local exquisito con unas vistas descomunales sobre la ciudad. Posiblemente sean las mejores vistas que ver en Bratislava así que no lo dudes, gasta unos euros porque bien lo valen.

Vistas de Bratislava desde el Castillo
Subir al castillo de Bratislava tiene premio

Habrás visto durante todo este itinerario algunas estatuas curiosas en algunos rincones de la ciudad. Sí, las estatuas de bronce son una de las cosas más curiosas que ver en la ciudad y aunque en este itinerario no las vamos a buscar expresamente, seguro que habréis tropezado con las más interesantes, como la del trabajador que salida. Si queréis tener algunos detalles más, podéis encontrarlos en el artículo con lo mejor que ver en Bratislava.

Después del merecido avituallamiento solo quedan un par de paradas. La primera, un poco más alejada del centro, es la Iglesia Azul (o Iglesia de Santa Isabel), famosa por su colorida fachada e interior, ambos de color azul pastel entremezclados con el blanco y dedicada a Isabel de Hungría, la hija del rey húngaro Andrés II, que la construyó a modo de mausoleo. Una delicia para la vista antes de partir hacia la última parada del día, para la que habrá que cruzar el río por uno de sus puentes, buscar el mejor sitio con vistas al castillo y esperar: una puesta de sol sobre el Danubio es la mejor manera de cerrar un día en Bratislava.

Castillo de Bratislava visto desde el Danubio
Vistas del castillo desde el centro de Bratislava

La ciudad de Brno está muy cerca de Bratislava y es posible visitarla en un corto viaje en tren. Si te interesa, puedes leer mi artículo sobre Brno, la segunda ciudad más importante de la República Checa.

Itinerario para pasar un día en Bratislava

Prepara tu viaje a Eslovaquia por libre:
Encuentra el mejor vuelo a Bratislava entrando aquí.
Encuentra los mejores hoteles para visitar Bratislava entrando aquí.
Alquila tu coche en Bratislava al mejor precio entrando aquí.
Viaja seguro. Con InterMundial tienes un 20% de descuento en los seguros de viaje entrando aquí.

*En este post hay algunos links de afiliados. ¿Qué significa esto? Si decides utilizar alguno de ellos, a ti no te costará nada e incluso hay algunos con descuentos. A cambio, yo me llevaré una pequeña comisión si acabáis contratando desde el link que, ayuda a financiar mínimamente el blog. ¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *