Qué ver en Menorca: 21 planes en el paraíso balear

Playa Vall 2 Menorca

Tras muchos años con esta pequeña joya de las Baleares en cartera, pude por fin conocerla y hacer un viaje como la isla se merecía en el que durante diez días conocí los muchísimos atractivos que ver en Menorca y que van desde calas y playas de aguas cristalinas hasta paisajes de escarpados acantilados o pequeños pueblos encantadores.

20 planes imprescindibles que ver y hacer en Menorca

1. Ciutadella

Hay dos ‘grandes’ ciudades en Menorca y una de ellas es Ciutadella, una localidad con encanto y que se erige en el centro neurálgico de la isla durante las fiestas de San Juan, un evento que concentra en sus calles a miles de personas para presenciar una de las fiestas más importantes de la isla.

Durante el resto del año, Ciutadella es una ciudad más bien tranquila, incluso en verano, cuando nosotros la visitamos, momento en el que el turismo crece significativamente. Pese a la mayor afluencia, vale la pena pasar por sus calles adoquinadas del centro histórico, llenas de tiendas y pequeñas terrazas en las que disfrutar de una pomada.

Puerto de Ciutadella
El puerto de Ciutadella es una de sus visitas imprescindibles

La plaza del Borne es otra de las paradas obligadas, con su obelisco central que conmemora la defensa de la ciudad frente a los turcos, la antesala perfecta antes de conocer la Catedral de Menorca, la iglesia más grande de la isla y que se levanta imponente en medio de la ciudad.

Y si quieres, un plan ideal es acabar el día en su puerto, con bonitas vistas y buenos sitios para disfrutar de una buena comida a base de gastronomía menorquina en restaurantes como Cas Consol, con una terraza tan minúscula como encantadora.

2. Pont d’en Gil

Este puente de roca natural cerca de Ciutadella conforma un paisaje de los más excepcionales que hay que ver en Menorca.

El enorme agujero en mitad de los acantilados de esa parte de la isla tiene, además, el atractivo de que puede verse desde tierra y desde el mar y es que, es posible hacer snorkel en la zona llegando mediante una embarcación o incluso, si quieres tener una perspectiva única, debido a su gran tamaño, puedes cruzarlo por debajo con el barco.

Pont den Gil
Impresionantes vistas del Pont den Gil

Si no tiene o no quieres ir en barco, puedes hacer como yo, llegar hasta el inicio del corto sendero pedregoso que conduce a través de los acantilados, hasta varios puntos con una visión privilegiada del Pont d’en Gil.

Si te fijas bien, justo al lado del Pont d’en Gil se ve una enorme cueva submarina, conocida como Sa Cigonya y que es muy apreciada por los buceadores expertos y es que los datos indican que la cueva tiene unos 300 metros de profundidad y ese es el motivo por el que se ve el orificio desde el exterior.

3. Faro de Punta Nati

Los faros siempre me han parecido lugares mágicos y el de Punta Nati está situado en uno de los paisajes más espectaculares de la isla.

Situado en el extremo noroeste de la isla, su torre de 19 metros de altura se avista desde mucho antes de llegar incluso al aparcamiento en el que hay que dejar el coche. Desde allí, un camino de 15 minutos conduce hasta los pies ddel faro y los acantilados de la zona, que forman un paisaje salvaje y de gran belleza en el que vale la pena detenerse, caminar y descubrir sus grietas que conducen la vista hasta aguas de colores casi fluorescentes.

Faro de Punta Nati
El Faro de Punta Nati es una de las mejores visitas en Menorca

Como curiosidad, este faro se inauguró en 1913 tras las presiones del gobierno francés, que insistió en la señalización de la zona tras el naufragio de un barco con bandera francesa.

Si te estás preguntando sobre los mejores lugares en los que ver la puesta de sol en Menorca, el faro de Punta Nati es uno de ellos, aunque eso sí, encárgate de llegar con tiempo suficiente porque esta posición ideal hace que también sea uno de los lugares más concurridos para disfrutar del final del día.

4. Cala Morell y su necrópolis

Aunque muchos vienen aquí para bañarse en esta pequeña cala de aguas cristalinas, lo cierto es que lo que de verdad vale la pena en Cala Morell, es ir a visitar la necrópolis cercana.

Necropolis de Cala Morell
Vale la pena dedicarle una hora a la Necrópolis de Cala Morell

La Necrópolis de Cala Morell la utilizaron como cementerio hasta el siglo II d.C y allí podrás ver 14 cuevas que se excavaron en las paredes de piedra y que se usaron como habitáculos funerarios.

Es curioso observar los diferentes tamaños y formaciones de estas cuevas, entrar en ellas y observar los matices existentes entre todas ellas.

No hay mucha gente interesada en este tipo de elementos culturales que hay que ver en Menorca y si como nosotros, tienes un poco de suerte, podrás visitar este curioso lugar en solitario.

Nota: La entrada a la Necrópolis de Cala Morell es gratuita así que, no pierdas la oportunidad de conocer un lugar así a coste cero.

5. Fornells, el pueblo blanco y cuna de la langosta

El coqueto pueblo de Fornells es una visita imprescindible si viajas a Menorca, por varios motivos.

El primero es su belleza, con casas de poca altura y de fachadas blancas que recuerdan el origen pescador de la localidad. Recorrer sus calles es una actividad evocadora hasta el final del camino, en el que aparece la Torre de Fornells, construida en el siglo XIX por los ingleses y cuyo objetivo era defender la entrada al puerto de Fornells, uno de los principales de Menorca. El precio de la visita a la Torre es de 2,40 euros.

Fornells es uno de los pueblos más bonitos que ver en Menorca
Fornells es uno de los pueblos con más encanto de Menorca

El segundo motivo no es otro que el gastronómico, porque Fornells presume de ser el mejor lugar de Menorca para comer caldereta de langosta, uno de los platos más deliciosos de la gastronomía menorquina. Algunos de los mejores sitios para degustar este popular plato son Es Cranc, Es Pla, Sa Llagosta o Can Tanu, aunque no te olvides de reservar con al menos un día de antelación porque suelen estar siempre llenos.

6. Ruta a través de los monumentos talayóticos más importantes que ver en Menorca

Aunque muchas veces la parte cultural de Menorca pasa desapercibida para el viajero, lo cierto que bien merece dedicarles su tiempo a los monumentos talayóticos de Menorca, una ruta a través de la historia de la isla que resulta sorprendente.

La cultura talayótica se escribe en los grandes talayots, unas imponentes construcciones circulares que se elevan varios metros del suelo y de los cuáles todavía no queda clara su función y, en sus espectaculares taulas, unas rocas gigantescas colocadas en forma de ‘T’ y que se sabe que eran lugares en los que se practicaban rituales y sacrificios.

Uno de los yacimientos más importantes y espectaculares que tienes que ver es el de Torralba d’en Salord, el más grande en Menorca y cuyo conjunto de talayot y taula resultan fascinantes. Nosotros, además aprovechamos para hacer una de las visitas nocturnas que hacen durante las noches de luna llena y fue aún más espectacular estar bajo aquella enorme taula con la única iluminación de la luna.

Poblado talayótico de Trepucó
Poblado talayótico de Trepucó

En Cornia Nou encontrarás el talayot más grande de Menorca, mientras que en la Torre d’en Galmés, las vistas son un verdadero escándalo. Por otro lado, conjunto de talayots y la taula del poblado talayótico de Trepucó nos pareció uno de los más interesantes y vistosos, a la vez que más desconocidos.

Entre las visitas indispensables, no pueden faltas tampoco la del poblado de Talatí de Dalt y la Naveta des Tudons, el monumento funerario más importante de Menorca.

La ruta talayótica de Menorca es una de las actividades más apasionantes y a la vez, más baratas que puedes hacer en la isla. Aunque hay más ed 1.500 yacimientos talayóticos catalogados, la inmensa mayoría son muy pequeños y totalmente gratuitos. Estos son los precios de las entradas a los yacimientos mencionados, los más importantes de la isla:

  • Cornia Nou (visita gratuita)
  • Torre d’en Galmés (3 euros y los lunes gratis)
  • Torralba d’en Salord (4 euros – visita guiada nocturna 15 €)
  • Naveta des Tudons (2 euros y los lunes gratis)
  • Poblado talayótico de Trepucó (visita gratuita)
  • Talatí de Dalt (4 euros)

Si quieres, en su página oficial puedes tener más información sobre la ruta Menorca Talayótica y su candidatura a Patrimonio de la Humanidad.

7. Mahón, el puerto más importante de Menorca

Mahón es la puerta de entrada habitual a la isla ya que, aquí se encuentra el puerto principal y el aeropuerto y eso la convierte en una ciudad animada y llena de vida a todas horas. Es probable que este sea el punto inicial de tu viaje a Menorca.

Su centro histórico es encantador y es obligatorio detenerse ante la fachada del Ayuntamiento de Mahón, cuyo reloj es el original que trajo hasta la isla el gobernador Richard Kane durante el dominio inglés.

Mercado de pescados de Mahón
Entrada al Mercado de Pescados de Mahón

Cerca del Ayuntamiento se encuentra el bastión de Sant Roc, una de las entradas principales de la antigua muralla que defendía la ciudad y la Iglesia de Santa María, ubicada en una plaza llena de ambiente y con diversos bares y restaurantes locales para disfrutar de una parada refrescante.

Si te interesa la cultura menorquina, también puedes visitar el Museo de Menorca, en el que puedes encontrar vestigios talayóticos como el buey de bronce de Torralba d’en Salort.

Y por supuesto, Mahón también es el lugar ideal para disfrutar de la gastronomía isleña en alguno de sus restaurantes del puerto como el ‘Jágaro’, uno de los más famosos y deliciosos de la ciudad.

8. Lithica, homenaje a la piedra de marés

Una de las visitas más alternativas y menos conocidas en Menorca es la de Lithica (también conocida como las Canteras de s’Hostal), un rincón maravilloso que permite al visitante evadirse del a veces ajetreado ritmo de la isla.

Lithica viene de ‘lithos‘, que significa piedra y hace referencia a la piedra de marés, el material que históricamente se ha utilizado en la construcción de las casas en Menorca y al que Lithica le hace un homenaje en esta antigua cantera que hoy se ha convertido en un espacio cultural extraordinario y de lo más curioso.

Lithica
El laberinto de Lithica ¿conseguirás salir de él?

Este material se ha ido agotando poco a poco y la cantera fue finalmente abandonada hasta que la recuperó una sociedad que se encargó de su rehabilitación como espacio cultural y homenaje a la piedra de marés.

Sabías que...? La piedra de marés es popular porque se puede tallar y pulir con facilidad gracias a sus peculiares características, ideales para la construcción isleña. Clic para tuitear

El motivo por el que se creó este espacio botánico lleno de especies autóctonas por el que hoy se puede pasear es porque se conoce que las canteras abandonadas tras su explotación, se acababan utilizando como huertos de cultivo.

En su interior se pueden ver enormes paredes que años atrás fueron utilizadas para extraer este material, pero también se puede pasear a través de un gran jardín botánico que se puede visitar mediante dos circuitos que acaban con una divertida visita al laberinto de piedra instalado en la parte final del recorrido. ¿Serás capaz de llegar al centro del laberinto?

El precio de la entrada a Lithica es de 6 euros y en verano abre hasta la puesta de sol, momento ideal para visitarlo y apreciar el cambio de colores en las paredes blancas de esta fabulosa piedra.

9. Cabo de Artrutx, el mejor lugar en el que ver la puesta de sol en Menorca

Alejado de casi todo, en el extremo suroeste de la isla, se encuentra el Cabo de Artrutx y su magnífico faro. De hecho, el faro de Artrutx se encuentra incluso apartado de los focos turísticos y es curioso, porque es uno de los paisajes más bonitos que ver en Menorca y un lugar perfecto para disfrutar de la puesta de sol, cerveza en mano, en el pequeño bar instalado junto al faro.

Cabo de Artrutx
Acabando el día de la mejor manera en el Cabo de Artrutx

Como te decía, resulta curioso que tan poca gente se acerque aquí, pero para nosotros fue un final de día perfecto, con un baño en los pequeños acantilados del sur, junto a la Playa de Son Xoriguer, en la que hay pequeños salientes al mar para disfrutar de un baño con vistas de privilegio.

Tras el baño, cogimos sitio en el bar del faro y allí, con la silueta de Mallorca en el horizonte y el mar de fondo, vimos una de las puestas de sol más deslumbrantes del viaje. Y curiosamente, mucho menos masificada que en otros lugares.

Viajar a Menorca es también disfrutar de sus puestas de sol y el Cabo de Artrutx es un lugar idílico para ello.

10. Cales Coves

Puede que Cales Coves haya sido el sitio que más me haya gustado de mi viaje a Menorca.

Su agua cristalina, el paisaje que envuelve al lugar, su calma y su valor históricos, hacen de Cales Coves un cóctel casi perfecto para la vista y el resto de sentidos.

Este conjunto de pequeñas calas están protegidas por grandes acantilados que, mediante bajantes y salientes, permiten un baño tranquilo en sus aguas completamente transparentes. De hecho, el agua está tan tranquila aquí, que casi parece una piscina.

Cales Coves en Menorca
Los primeros pasos en Cales Coves ya anuncia algo bueno

Es una zona de rocas, por lo que no es ideal para aquellos a los que les guste tirarse en la arena a tomar el sol, aunque hay que decir que hay bastantes espacios que sirven para ello, con grandes formaciones rocosas que, eso sí, no son tan blandas como la arena de una playa.

Por si todo esto fuera poco, Cales Coves tiene también un importante valor histórico, pues aquí veras en los acantilados casi un centenar de cuevas de origen prehistórico que fueron utilizadas a modo de necrópolis, siendo la mayor de todo Menorca, por delante de la mencionada Necrópolis de Cala Morell.

Cales Coves
Sí, Cales Coves es una de las calas más bonitas que ver en Menorca

Estas cuevas también han estado habitadas hasta hace muy poco por los hippies que llegaban a la isla y se establecían aquí. No eran malos eligiendo sitio…

Si me pidiesen que recomendase un lugar para darse un baño en Menorca, Cales Coves sería siempre mi primera recomendación.

11. Faro de Cavallería

El Faro de Cavallería es uno de los faros más espectaculares de Menorca, pues se encuentra en el punto más septentrional de la isla y al borde de unos descomunales acantilados.

Faro de Cavalleria
Faro de Cavalleria

Cerca del faro hay un aparcamiento y un bar en el que se puede tomar algo, aunque si vas a ver la puesta de sol, intenta ir con tiempo si quieres tener sitio.

Otra opción, la que nosotros elegimos, es la de llegar hasta el faro de Cavallería y una vez allí caminar por los acantilados, buscar la mejor posición posible y disfrutar de una puesta de sol fabulosa con los pequeños islotes oscureciéndose en el horizonte. Es un momento que no puedes perderte, ver las puestas de sol en lugares mágico es uno de los mejores planes en Menorca.

12. Las playas y calas más bonitas que ver en Menorca

Menorca es sinónimo de calas y playas paradisíacas con aguas de un color turquesa intenso como en pocos lugares se pueden ver. Pero claro, hay centenares de calas y playas, algunas más recónditas y otras extremadamente populares, por eso hay que elegir bien donde se quiere disfrutar de un placentero baño de agua y sol.

Las más famosas de la isla son las calas Macarella y Macarelleta, aunque los aparcamientos cercanos están llenos desde primerísimas hora de la mañana y hay que ir en autobús, por eso yo no las recomiendo, porque además, hay opciones igual de buenas con muchísimas menos gente.

Si buscas aguas tranquilas y turquesas, las calas de es Talaier y cala Mitjana (al lado de la hermana mayor, cala Galdana) son ideales en la zona sur de la isla, accesibles en un paseo bastante corto, pero al que ya no pueden acceder los coches, lo que automáticamente las convierten en más tranquilas.

Playa Algaiarens
La playa Vall 2 de Algaiarens es un auténtico escándalo

Diminuta pero de aguas tranquilas y accesible en coche, la pequeña cala de Es Canutells pasa bastante desapercibida para casi todos y sin embargo, es un lugar ideal para bañarse en un agua transparente. Además, es divertido ver a la familia de patos que habitan la cala y que se pasean entre los bañistas a ver si alguien cede ante su encanto y les da algo de comer. ¡No es fácil resistirse! Nosotros, por cierto, dormimos en Villa Turquesa, una villa con vistas al mar que nos pareció un verdadero escándalo y que fuera de la temporada alta, no sale nada mal de precio.

Siguiendo la ruta sur, en la esquina este de la isla, vale la pena darse un baño en las pequeñas calas al lado de la playa de Son Xoriguer. Hay muy poca gente y el agua, aunque con un poco de oleaje (nada que no se pueda aguantar), es totalmente transparente.

La zona norte tiene un paisaje totalmente diferente a la sur, pero aquí también hay algunas de las mejores calas que ver en Menorca, como la cala Tortuga y la cala Presili, ambas en el interior del espacio protegido de s’Albufera y para las que es necesario caminar cerca de 40 minutos que se ven compensados con creces.

También en el espacio de s’Albufera, pero en el extremo opuesto, cerca de Es Grau, a unos veinte minutos caminando, se encuentra la pequeña y coqueta cala En Vidrier, con unas vistas exquisitas del pueblo pescador de Es Grau. Aquí tuvimos la suerte de poder bañarnos completamente solos y fue genial.

También en el norte, no hay que dejar pasar la salvaje cala Pregonda o las encantadoras y paradisíacas playas de Vall 1 y, sobre todo, Vall 2, ambas conocidas también como las playas Algaiarens.

Una buena manera de conocer algunas de estas calas es, sin duda, hacerlo desde un barco, desde donde se vive una experiencia diferente y se disfruta del baño en lugares a los que difícilmente se llega caminando o en coche. Puedes ver algunas opciones que te dejo:

13. Algunos tramos del Camí de Cavalls

La isla de Menorca también se ha hecho famosa entre los senderistas porque tiene uno de los caminos más espectaculares que cualquier amante de las caminatas pueden recorrer: el Camí de Cavalls.

Este sendero se utilizaba antaño para defender la costa de la isla y era recorrido por los guardias a caballo. Más tarde, se construyeron imponentes torres de defensa que todavía se pueden ver y visitar.

Camí de cavalls tiene algunos de los secretos mejor guardados que ver en Menorca
El Camí de cavalls aguarda los mejores secretos de Menorca

Hoy, este camino se ha popularizado entre senderistas de todos los niveles. Algunos deciden hacer el camino entero de 185 km. y que atraviesa acantilados de vértigo, pueblos marineros y calas paradisíacas y remotas, mientras que otros, como fue nuestro caso, solo hacemos algunos tramos concretos de varios kilómetros y que, eso sí, te dejan con las ganas de hacerlo entero.

Algunos de los tramos que nos parecieron más bonitos y que dejan panorámicas espectaculares fueron el que va desde el Faro de Faváritx hasta las calas Presili y Tortuga y el que parte desde Es Grau y que recorre varias calas perdidas hasta la Torre de la Rambla, ubicada en un entorno salvaje y exhuberante.

Herramientas útiles para recorrer el Camí de Cavalls

Acompáñame en otros viajes a las islas en España con estas guías de Lanzarote y de Isla de La Palma

14. Faro de Faváritx

El Faro de Faváritx se encuentra situado en un entorno extraordinario, en el interior del espacio protegido de s’Albufera des Grau.

Algunos dicen que el paisaje que rodea al Faro de Faváritx es un paisaje lunar y no sé si es para tanto, pero lo cierto es que el paisaje es de lo más peculiar y da la sensación de haber viajado a otro lugar dentro de la propia Menorca.

Faro de Favaritx
A los pies del Faro de Favaritx

Para llegar al faro hay que dejar el coche en el aparcamiento gratuito al final de la carretera que lleva hasta él (bien indicada) y una vez allí, caminar por la carretera, por la que antiguamente se podía circular hasta llegar a los pies del faro, durante unos 20-30 minutos. También puedes esperar al autobús que recorre el camino, aunque yo prefiero encontrarme con estos parajes después de un pequeño esfuerzo que siempre te hace darles algo más de valor.

El paisaje está lleno de piedra pizarra negra, muy peculiar y poco frecuente en cualquier otra parte de la isla y allí mismo se encuentra la cala Es Portixol, muy accesible pero que nosotros nos encontramos con muy poca gente. También desde un camino cercano al faro parten las rutas hacia las calas de Presili y Cala Tortuga.

15. Binibeca Vell (o Binibéquer Vell), el pueblo con más encanto que ver en Menorca

Es posible que si alguna vez has preguntado a alguien sobre los sitios que había que ver en Menorca, una de las primeras respuestas haya sido Binibeca Vell.

La verdad es que este pequeño pueblo derrocha encanto pese a ser muy nuevo, ya que fue construido en los años 70 como una réplica de un poblado de pescadores, lo que ha levantado bastantes polémicas.

Binibeca Vell es uno de los pueblos más bonitos que ver en Menorca
Binibeca Vell

Personalmente, pese a saber que es un pueblo con poca historia y un tanto artificial, a nivel estético sigue valiendo la pena visitarlo, perderse por su entramado de callejones, disfrutar de las fachadas blancas impolutas de sus pequeñas casas y hacer unas cuantas fotos en algunos de sus rincones.

Con mayor o menos historia, Binibeca Vell no deja de ser un pueblo encantador y además, uno de los preferidos de todo Menorca para los instagramers durante su viaje.

16. Fortaleza de la Mola

A las afueras de Mahón, la Fortaleza de la Mola se erige imponente como una de las construcciones defensivas más grandes del país y un excelente ejemplo de arquitectura militar.

Construida entre 1848 y 1875 para defender a Menorca ante un posible ataque, la realidad es que esta Fortaleza nunca llegó a entrar en combate.

Fortaleza de la Mola
Interior de la Fortaleza de la Mola

Pese a esto, la magnitud de esta construcción es impactante y fue quizás ese el motivo por el que nunca fue atacada. Sus grupos de defensa terrestre y marítima, sus torres de control o sus pasadizos interiores y polvorines hacen a uno imaginarse el ajetreo que podía haber allí.

Tómate la visita con calma porque el espacio que ocupa la Fortaleza de la Mola es enorme y se necesita, al menos dos o tres horas para completar una visita en la que se conozcan los lugares más interesantes.

Nota: El precio de las entradas a la Fortaleza de la Mola es de 8 euros (hay descuentos para estudiantes, jubilados, etc.) y también se pueden reservar por adelantado visitas guiadas o incluso, visitas nocturnas, desde la página oficial de la Fortaleza

Sabías que...? También se la nombró como Fortaleza de Isabel II, en honor a la reina de Inglaterra durante la ocupación de la isla. Clic para tuitear

17. Torre de Rambla, uno de los paisajes más salvajes que ver en Menorca

Este fue uno de los paisajes que más me gustaron en la isla durante mi viaje. Por su aparencia salvaje, su desconocimiento y su entorno. Además, es curioso ver pasar a la gente de largo a través del Camí de Cavalls omitiendo esta torre imponente defensiva al final de un pequeño saliente de rocas en la costa norte de Menorca.

Torre de la Rambla
Torre de la Rambla

La Torre la construyeron los ingleses entre 1799 y 1802 y se puede ver que está levantada con piedra de marés.

Si te acercas a la entrada y levantas la cabeza, se intuyen las tres plantas que formaban la torre. La planta baja estaba dedicada al almacenamiento, la intermedia servía para alojar a los que allí estaban y la planta más elevada era la planta de combate y defensa.

Si tienes ganas de recorrer una parte del Camí de Cavalls, esta me parece una pasada a nivel paisajístico y además, tienes bastantes calas en las que darte un chapuzón.

18. Disfrutar de la gastronomía menorquina

Claro, no podía faltar un apartado para los amantes de la gastronomía de Menorca, en la que el pescado y el marisco se lleva gran parte de los focos y no es de extrañar. La langosta es uno de los platos estrellas, principalmente hecha en caldereta, uno de los platos más típicos de la isla. Pero también es famosa la elaboración frita y servida con una base de patatas y huevos fritos.

Restaurante Cap Roig de Menorca
Restaurante Cap Roig de Menorca

Pero Menorca no es solo pescado y otros de los productos más populares son la sobrasada y sus quesos, con denominación de origen Mahón. Y todo acompañado de una deliciosa pomada, una refrescante bebida a base de limón y ginebra menorquina.

En cuanto a los lugares donde disfrutar de esta gastronomía, el restaurante Cap Roig es uno de mis preferidos, con unas vistas descomunales. Pero hay muchos, como el Jágaro, en el puerto de Mahón, el Txoko, cerca de Binibeca Vell o todos los que os mencionaba unas líneas arriba cuando os hablaba de Fornells. Un viaje a Menorca no está completo sin disfrutar su exquisita gastronomía.

Si buscas playas y calas de ensueño, te recomiendo una ruta por la Costa Brava, uno de los sitios más bonitos de Catalunya.

19. Es Castell

Es Castell es uno de los pueblos más interesantes que se pueden visitar en un viaje a Menorca. Su historia, su patrimonio y su animado puerto, ideal para tomar algo por las noches, forman una mezcla perfecta.

A nivel histórico, Es Castell ha conservado gran parte de su arquitectura durante el periodo de gobierno británico, así como el Castillo de Sant Felip, del siglo XVI y que se ocupaba de la defensa del puerto de Mahón, el Fuerte Marlborough o la Torre d’en Penjat, otras construcción de carácter defensivo. ¡Con lo tranquila que es ahora la isla, cualquiera diría que fuesen necesarias tantas construcciones defensivas! Nada tiene que ver aquella época con lo que hay ahora en Menorca.

Es Castell Menorca
Es Castell de noche

Si te apetece un poco de marcha, el puerto de Es Castell es el lugar ideal, con numerosos bares de copas a los que ir después de cenar en alguno de sus restaurantes locales, especialmente Sa Barqueta, un buen sitio para una cena a base de tapas.

Y por si la noche se alarga, que sepas que Es Castell es ideal para ver el amanecer puesto que, debido a su ubicación, es el primer lugar de la isla que ve el sol. Sí, madrugar cuesta, pero si hay que hacerlo, mejor en Es Castell.

Sabías que...? Antiguamente Es Castell se llamaba Georgetown, en honor a George III de Inglaterra, durante la ocupación británica. Clic para tuitear

20. Compra algunos productos artesanos y típicos de Menorca

Como os decía, la  gastronomía menorquina es deliciosa, pero lo mejor de todo es que, ¡muchos de estos productos puedes llevártelos a casa!

Si eres aficionado a los quesos, aquí está la denominación de origen Mahón y se pueden encontrar en todos los puntos marcados en las carreteras que indican la venta de productos artesanos. Yo te recomiendo los dos que conozco, los quesos de Subaida y los de Lluriach Vell. Además, estas dos granjas tienen un comportamiento ejemplar con los animales.

Otro de los productos más famosos es la sobrasada de Menorca, que también se puede encontrar en Lluriach Vell así como en casi todos los supermercados, en los que también suelen ser de elaboración artesanal.

Productos artesanos de LLuriach Vell en Menorca
LLuriach Vell es uno de los mejores sitios para hacerse con productos de la isla

La pomada o la ginebra de Gin Xoriguer son otros de los dos productos que no pueden faltar.

Y de postre, las ensaimadas menorquinas son el plato ideal. Las mejores son las que venden en el pueblito de Es Mercadal.

Aunque es un menú poco vegetariano, la pastelería de Can Pons en Es Mercadal, elabora bajo petición, ensaimadas veganas.

¡Qué mejor recuerdo de la isla que un buen bocado!

21. Monte Toro, la mejor panorámica que ver en Menorca

Omnipresente durante todo el viaje, el Monte Toro es el punto más alto de Menorca y desde allí se obtienen unas vistas sensacionales.

El Monte Toro y las vistas de Menorca
En el Monte Toro tendrás las mejores vistas de Menorca

Aunque su altura pueda parecer poca, sus 358 metros destacan en una isla casi completamente plana, así que no lo dudes, sube hasta allí y observa la isla desde todas las perspectivas. Además, llegar es muy fácil porque hay una carretera hasta el punto más alto.

Allí también se encuentra el Santuario de la Virgen del Toro, del siglo XVII y que todavía hoy habitan monjas de clausura.

Prepara tu viaje a Menorca:
Encuentra los mejores alojamientos en Menorca con Airbnb entrando aquí.
Encuentra los mejores hoteles en Menorca entrando aquí.
Alquila tu coche en Menorca al mejor precio entrando aquí.
Viaja seguro. Con InterMundial tienes un 20% de descuento en los seguros de viaje entrando aquí.

*En este post hay algunos links de afiliados. ¿Qué significa esto? Si decides utilizar alguno de ellos, a ti no te costará nada e incluso hay algunos con descuentos. A cambio, yo me llevaré una pequeña comisión si acabáis contratando desde el link que, ayuda a financiar mínimamente el blog. ¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *